jueves, 20 de enero de 2011

"Reflexión sobre el calzado" Más bien monólogo...

La ilustre señora Rocco López ha publicado una nuevo monólogo "Reflexión sobre el calzado". No os contará como ella solo sabe en unas pocas líneas sus experiencias más atroces con el mundo del zapato. No os lo perdáis:


Zapatos, es algo que me ha tenido fascinada desde pequeña como bien sabéis. ¿No os habéis dado cuenta que gran parte de nuestra vida siempre está en boca de nuestras madres? No me digáis que nunca os ha tenido que decir “Niña ponte las zapatillas que te resfrías”, si es que es algo que no lo puedes evitar, pierdes las zapatillas jugando cuando eres niña o bien se deslizan poco a poco las zapatillas debajo de la mesa del ordenador cuando eres mayor, jajaja si tengo prisas no me veréis agachándome para buscarlas detrás de las pelusas de los enchufes.

“Niña hay que ver cómo me traes las botas” esta frase cae cuando los traes llenos de barro. A mí me encantaba pisar los charcos, ver hasta que profundidad podías meterte sin mojarte los pies con las botas de agua, lo deberían de convertir en deporte de riesgo. Pero hay otra cosa peor que el barro… tener la “suerte” de pisar una caca de perro, de veras, dicen que da suerte, no sé de donde lo han sacado, pero si pisas la alfombra favorita beige de tu madre. .. ¡ay! no quiero ni pensarlo.... me dan escalofríos.

Otra frase que no deja de repetirse a lo largo de la vida es “No me pises lo mojaooo!!!!” Es una constante, es un misterio, si hay alguien fregando, hay alguien para pisar el suelo recién fregado o será al revés... He estado en los dos lados, cuando trabajaba en un restaurante de comida rápida, había noches que tenía que irme pronto al tener clase al día siguiente. Pues entonces empezaba a fregar antes, fregaba por trocitos, como unas cuatro baldosas, mira que era grande, que lo señalizaba, pues me lo pisaban a pesar de mi mirada asesina. ¡Por Dios que me quería ir a la cama pronto! ¿No son obvias mis señales? Con el tiempo pierdes la vergüenza y te conviertes en el primer tipo de limpiadora que voy a mencionar a continuación y con más tiempo aun en el segundo tipo. Como decía, he estado en los dos lados de la fregona, la cosa cambiaba e intuías dos tipos de limpiadoras (digo limpiadoras porque son con las que me he cruzado), la que friega el establecimiento como si fuera su casa y encima te trata como si fueras su hija y no te deja moverte en un rato. Por un momento veo a Gandalf del Señor de los Anillos en sus ojos y con su fregona rompe el puente y grita: ¡No pasaráaasss! En serio, acojona, si ocurre algo así no desafiéis su voluntad si no queréis sufrir una desgracia y resbalar en la huida, no sé como lo hacemos pero siempre llevamos un calzado inadecuado para suelos resbaladizos XD. El segundo tipo de limpiadora, es el que le da igual que le pises el suelo, incluso te invita. Por dentro lloras de alegría, por fin has encontrado alguien caritativa que no te dejará encerrada. Así que se lo intentas agradecer pasando de puntillas como un ladrón de guante blanco, como si un esquech televisivo se tratase. Aun así dejas el suelo hecho una pena y las suelas de tus zapatos te delatan siguiéndote sin cesar.

En fin, hay muchas frases en la vida que hemos escuchado sobre los pies, zapatos, situaciones. Ayer mismo mi madre llegó con unas botas monísimas, a un precio que normalmente no solemos comprar, pero se veían de una calidad increíble, andar con ellos era una gozada y podrías llegar hasta el fin del mundo. Así que me dijo: “¿A que no sabes que me ha dicho el dependiente?” pensé que me iba a decir algo como, vaya pies más bonitos que tienes o algo así, pero me soltó una frase que se me clavó en el alma:

“Las mujeres sois tontas, os gastáis mucho dinero en unos zapatos de fiesta y nada en el calzado que usáis a diario, es importante tener un buen calzado de diario para no sufrir de los pies”

Me dolió, pero es cierto, me he gastado en un zapato de diario 10 euros en las rebajas, sé que me durarán como mucho un año, que hacen un ruido infernal al caminar al no tener la suela de calidad y que encima me da dolor de pies. Espero no volver a escuchar nunca más esa frase tan reveladora, porque la lección está aprendida querido zapatero y jamás de los jamases volveré a pisar una caca de perro con unas botas de mercadillo.



Las gafas de la portada inspiraron a esta canción fijo (gracias Jesús acordarte de mi con esta canción XD), quien diga que esta canción no es buena irá al infierno. XD Espero que os haya gustado mis desvarios mentales de una loca con mucho sentido del humos. XD Besitooosss

13 comentarios:

  1. Yo, que también me considero una auténtica adicta al calzado (creo que si tuviera que elegir una sola prenda serían unos zapatos, ja, ja, ja), me he planteado reflexiones similares aunque nunca expuestas de forma tan simpática.

    ResponderEliminar
  2. Interesnte el monologo sobre los zapatos. Yo no es que sea muy amante de los zapatos pero si les doy su importancia, a mi me veréis más en la sección de bolsos xDD
    Besooos!

    ResponderEliminar
  3. La foto me ha encantado!! Y el tono del artículo, genial! Suerte ;)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por gustarte, si es que a mi muchas veces los temas me vienen en forma de monólogo con puntos de humor, siempre estoy de guasa. Lo que me alegra es que lo que me ha hecho gracia a mi cuando escribía os haya gustado al menos y si os ha hecho reír mejor que mejor. Besitooosss

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado mucho el texto y esa frase a mí sí me cambió el chip, sobre todo a partir de que empezara a dedicarme al deporte profesionalmente y tenía los pies machacaditos de tanto trote.
    Me gustan los tacones, mucho y he llevado verdaderos andamios,pero, hoy por hoy, o son cómodos además de bonitos,o esta que suscribe pasa de ellos. Y,para diario, lo más cómodo posible, aunque cueste más dinerito.
    Al final, los de fiesta te salen doblemente costosos: pagas más por ellos y te los pones menos, ergo, son más caros.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Yo pienso como el dependiente, en los zapatos es una cosa que no miro el precio, me los compro buenos, que sino me duelen los pies y yo con dolor de pies soy .... insoportable

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, me ha parecido muy gracioso el texto. Yo también trabajé limpiando suelos y es horrible cuando te pones a limpiar y no paran de pisarte, llega un momento en que te da igual y lo dejas por imposible. Pero también es horrible el otro lado, cuando mi madre me deja encerrada en algún sitio, me agobio y me entra la prisa, XDDD.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado jajaja y sobre todo me ha entretenido mucho! son cosas que pasan a diario y lo de "no me pises lo mojao" es clave en una buena ama de hogar que se precie jaja pero lo que peor llevo es lo de "ventilas", me quedo como una estalactita mientras se ventila la casa, horrible jaja Un besote guapa

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, me ha encantado el monólogo!!!
    Quién no se ha quedado "aprisionado" en el sofá sin poder ir al baño si quiera, porque mamá está fregando!
    Lo de la limpiadora con mirada asesina, afortunadamente no he tenido que sufrirle, jeje.
    Un saludito!

    ResponderEliminar
  10. Hola Rocío!:
    Qué tal llegaste a Sevilla? cogiste el Ave, no? pues estas al final fueron a Mac Pro! tú te crees? después de estar tomando algo en el hotel de las Letras (a ese no fuimos y estaba mucho más lejos) se fueron allí. Y el tfno de Inma lo debes de tener mal porque lo dejó todo el rato en la mesa para oirlo...
    Ya sigo tu blog y en twitter, facebook....y la madre que la parió :)
    Disfruta de tus compritas Kiko! ;)
    Un besazo guapa!
    Hasta la próxima!!!!
    http://elbazardemarisse.blogspot.com/
    * Apúntate a mi sorteo que te va a gustar mucho :))

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el monologo ^^ y que cierta la frase del depediente, gastamos muchisimo en los de fiesta y en los de vestir de diario dos duros, ains!

    requetemuas preciosa

    ResponderEliminar
  12. Me voy a acordar de blogger y e toda su familia que me ha dado error a la hora de publicar el mensaje.

    Estás guapísima con las gafas, estilo pin up, de mujer fatal, cualquier cosa le das tu estilo propio y lo luces que da gusto.

    Me gusta la foto del perro que has puesto y que conciencies a la gente sobre el problema de abandono de animales, y también me parece importante lo que dices del respeto porque hay que ver cada cosa.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. que pena que hayas quitado el post del perfecto andaluz, porque estas cosas me indignan

    ResponderEliminar