viernes, 18 de febrero de 2011

El canon de belleza siempre nos torturó: La chica Gibson, principios de siglo XX

Ya que tuvo tan buena acogida "El canon de belleza siempre nos torturó", voy a continuar con ella. Hoy comenzamos con el siglo XX, esta la dividiré en varias partes porque tiene tema. Como habréis adivinado por el título abordaremos a la chica Gibson, o como los americanos denominan Gibson Girl... no chicas no son las "Gilmore Gilrs", que me encanta esa serie pero no son ellas. 

La chica Gibson nació a principios de siglo XX a manos del artista (o torturador según quien lo vea) Charles Dana Gibson. Como ya sabréis las revistas de esa época se recurría a los ilustradores. El se hizo famoso porque realizaba un prototipo de mujer sumisa con peinados altos decorados con sombreros y plumas, con curvas imposibles, nalgas protuberantes, caderas anchas, cintura de avispa y pechos erguidos. Si amigas, el corsé estaba detrás de todo ello.

Gibson no había inventado nada nuevo, simplemente había puesto de moda un uso excesivo del corsé, anteriormente solo se utilizaba apretado para ocasiones especiales. Sus reproducciones estaban por todos lados, fue tal el marketing que incluso de podían ver en platos y cucharas. Las jovencitas se dejaron influenciar, si no tenías una cintura delgada no dudaban en utilizarlo, denotaba clase y elegancia, sumisión... se convirtió en el símbolo de lo que una mujer debía ser y en muchos casos de opresión (no quiero generalizar porque seguramente las habría felices con el invento)  

Una de las películas que mejor representa el papel de la "Gibson Girl" es Titanic. No es solo una película ñoña o romántica de tres horas, es una film que está dedicada a la mujer actual. Rompe con los atavismos con escenas muy bien pensadas. 

Se puede ver en una escena como Rose (Kate Winslet) no quiere seguir encasillada en la alta sociedad, ser sumisa, pero la madre no le permite salir del camino utilizando el simbolismo de apretar aun más el corsé. 


Pero ella hace un acto de rebeldía, se libera dejándose dibujar sin nada, tan sólo con esa joya enorme haciendo una burla a la alta sociedad. Queridas... no engañaron a Kate Winslet para que se desnudase, es que el guión lo exige. XD


Si lo anterior expuesto no fuese un problema porque no te lo imponen y te gusta como nos estiliza la figura no habría dilema alguno, pero su principal problema es que perjudica la salud. Esta prenda oprime el tórax, desplazando los órganos y reduciendo la capacidad pulmonar dando lugar a desvanecimientos. Si se usa de forma continuada los órganos comenzarán a funcionar mal de forma crónica, pero lo más normal era tener alguna enfermedad respiratoria. Así que las mujeres de salud débil era el pan de cada día y relacionada con la dama que todo hombre quería como esposa. 


Lo único que les hacía respirar era la otra moda que estaba surgiendo a la vez, los baños de sol. Los médicos estaban recomendado baños de sol a las señoritas, como comprenderéis no podían ir con todas las enaguas, ni corsé, ni capas y capas de ropa. Aunque parezca un atuendo muy recargado, era un gran avance ya que les permitía tener una mayor movilidad y poder nadar con soltura. Esta nueva aventura rompió todos los moldes comenzando así la revolución de la mujer. Tras haber probado algo así, no iban a dejar que se lo arrebataran de nuevo. 


Por gracia o por desgracia la moda "Gibson Girl" no duró mucho. Con la I Guerra Mundial todo cambió, incluso la velocidad de la moda. Pero eso os lo contaré en el siguiente capítulo, que si no os puedo dejar dormiditas ^_^  

Espero que os haya gustado esta entrada, que sepáis que me encantan los corsés, pero los actuales. Elásticos, monos y no obligatorios para ser una dama. 

Besoooss

28 comentarios:

  1. Genial esta entrada! el daño que hace en el cuerpo el corsé de la época es similar al que producían los vendajes que las orientales utilizaban para que sus pies fueran diminutos, las atrocidades que se llegan a hacer por estar dentro de los cánones de belleza...besos chicas!

    ResponderEliminar
  2. Es muy interesante este post, me ha gustado mucho.

    desde luego, siempre es la mujer la que ha tenido que hacer sacrificios para ir a la moda, eso pasaba entonces, pasa ahora y pasara en el futuro...

    ResponderEliminar
  3. Los actuales también me gustan, pero esos de antes apreturrujaos... menos mal que hemos avanzado, si no nos vería muy peleonas y rebeldes.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Me acuerdo la primera vez que oí cuando era pequeña eso de "para estar guapa hay que sufrir".
    No lo entendí y años después me cuesta seguir entendiéndolo, porque no hay mejor truco de belleza que ser feliz y estar a gusto.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. @subflava, yo solo me acuerdo de esa frase cuando me tengo que depilar. XD Qué dolor!!!!

    ResponderEliminar
  6. Jum, como tu dices, el corsé puede ser una prenda con una gran importante carga de fetiche, pero eso, siempre "regulable", elástico, y nada dañino....

    Eso eso, la depilación también es un sufrimiento, y lo hacemos todos, ya incluso mujeres y hombres. Yo es que llevo muy mal eso del dolor, y la depilación me da una pereza....

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta entrada, sobre todo la analogía con Titanic.

    Un beso y a esperar la próxima entrega.

    ResponderEliminar
  8. Que pasada de entrada, me ha encantado.
    Me gustaban mucho este tipo de mujeres pero claro, lo del corsé era una opresión tal que no me extraña que sufrieran desmayos. Sigue con este tipo de entradas por fa! Un beso

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por animarme hacer más entradas de ese tipo. ^_^ No veas el curro que tiene, y se agradece cuando gusta. Besooss

    ResponderEliminar
  10. Qué buen post! Es increíble lo del desplazamiento de los órganos. Pero así es la moda a veces tan perjudicial... pobrecillas. Muy interesante Rocco. Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Madre mia que moda, mas de una iria medio mareada jajjajaja


    Besoss!!

    ResponderEliminar
  12. Ays me encantan estas entradas sisisis deseando leer la proxima..jojo me encanta de veras ays...

    ResponderEliminar
  13. Madre mía, qué daño, no? Iba justo a decirte lo mismo que Sonia, me recuerda a los vendajes que se ponían las japos, (o chinas, no sé) en los pies para simular pies pequeños. Me parece una auténtica atrocidad. Siempre me ha gustado la estética de aquella época, pero ahora que sé lo que ocasionaba, lo veo con otros ojos. Muy buena la relación de esa escena de Titanic con lo que nos cuentas.
    Me ha gustado ésta entrada!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. De dormidas nada! Me ha gustado que incluyas hasta análisis de cine y respecto a los corsés, me gustan de los que no aprietan! Los otros son una tortura y una locura para la salud que, menos mal, quedó atrás hace mucho. BESOS!

    ResponderEliminar
  15. Me encanta el cine. ^_^ y esos son las cosas que pienso cuando las veo. ¿Qué querrá decir el autor? XD muchas veces me gustan pelis que a nadie le gusta por detalles como estos. jajajajaja

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado la entrada! esto me lo han dado a mi en la academia y es un tema que poco a poco me va gustando más. No puedo entender como soportaban lo del corsé en esa época si yo ahora me pongo algo medio apretado y no puedo respirar no quiero imaginar a esas pobres mujeres!
    Si te animas más a estos temas te propongo que hagas uno de los años 20, me encanta esa época!
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  17. @Bloody Rose Tranquila que toca, ^_^ voy por orden cronológico. Años 20 ¿qué ocurrió con el canon de belleza tras la I Guerra Mundial? Si es que hay mucho tema, por eso lo dividí por partes.

    Besitoooss

    ResponderEliminar
  18. Guapa lo que paso es que las mujeres quisieron ponerse un poco por decirlo así a la altura de los hombres y adaptaron un look un poco más recatado a lo "Coco Chanel" no se si la has visto ella siempre llevaba ese look masculino que la distinguia. Eso si a pesar de eso maquillaban sus labios de rojo. Jooo, tengo un montón de apuntes ahora no los encuentro pero te seguire contando así puedo darte más idea de los años 20.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
  19. Jajajajaj si si , solo estaba creando expectación. XD No quería destripar lo de Coco Chanel ainsssss. Pues si que va a ir de ella el próximo. Besitooss

    ResponderEliminar
  20. Lo sientoooo! :(
    No sabía que ibas a hablar de eso. Bueno seguro que haces un post estupendo, yo lo esperare porque Coco es mi personaje femenino favorito.
    Un besito!!

    ResponderEliminar
  21. Muy bonita la entrada histórica, muy informativa. Yo tengo un corset en negro de raso de Mango de hace... uf... como 13 ó 14 años (ays... para qué lo calculo...).
    Pero claro, estos corset que podían llegar a causar enfermedades y fallos orgánicos... madre mía!
    Un saludito!

    ResponderEliminar
  22. qué miedito lo de los órganos, el tórax y los pulmones... jarrr. me da dolor de pensarlo. Si es que la opresión de la mujer venía desde las cosas más "simples". Me encantan estas entradas. Quiero mas!

    Muak

    ResponderEliminar
  23. Wau nena! qué pasada de entrada! me has tenido enganchanda desde el primer renglón hasta el último. Me parece muy interesante la historia de la moda y, en parte, la historia de la mujer.
    Muchas gracias por la info!

    ResponderEliminar
  24. me ha gustado la entrada :) Es interesante, la verdad que debía ser demasiado tener que llevar esos corsés. Por suerte, van abanzando las cosas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado este post rocco! Me ha parecido muy interesante. Que curioso lo del corse, realmente queda muy bien con el la figura, pero claro pensar en la salud es tambien importante! Y bueno, como me ha impactado la fotografia con los organos, qu curioso guapa!
    es bien verdad, que en muchas pelis hay el simbolismo de apretar el corse y tal, y tambien lo de los ahogos que sufrian las pobres chiquillas, ahora ya lo entiendo, y todo gracias a ti!
    un beso

    ResponderEliminar
  26. Ufff, yo fui ayer a ver Cisne Negro y me quedé impactada con lo flaquísima que sale Natalie Portman, la cara chupada y unas piernas que parecían palillos, daba miedo. Menos mal que fue sólo para ese papel...

    ResponderEliminar
  27. Charles Dana Gibson no inventó nada (él era ilustrador , no modista), y precisamente su mérito fue recoger algo que ya existía y darle una nueva interpretación, que sin embargo, reflejaba algo que ocurría en la sociedad. La Gibson Girl no es en absoluto una "chica sumisa", sino, por primera vez en la historia de la moda, una mujer moderna, que hace incluso actividades hasta hace poco reservadas al hombre (como el deporte), culta, independiente (con tiempo y con dinero para ella misma), ingenua, seductora y crítica. No es casualidad que este estereotipo viniera precisamente de Estados Unidos, que en esta época era ya una potencia emergente, ni que se diera precisamente en una época en que las mujeres se empezaban a incorporar al mercado laboral y la vida académica. En cierto modo, son las naturales precursoras de las "flappers". La pelicula Titanic no refleja para nada el estereotipo de la Gibson Girl, aparte de que cronológicamente es posterior, en una época en que la moda estaba cambiando y ya anunciaba los estilos de la Primera Guerra Mundal, influenciada por Paul Poiret, el orientalismo y el retorno a la silueta Imperio. En mi opinión, una película que sí refleja ese ideal femenino (y es además mucho mejor película que Titanic) es La loba, de William Wyler.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación, veré esa peli a ver que tal ^_^

      PD: si lees el segundo párrafo pone lo de la ilustración y no modisto.

      Besoss

      Eliminar